martes, 1 de julio de 2014

LOS BANCOS ENTREGAN PURO SENCILLO

Caracas  01 de julio 2014

La situación bancaria esta rara


Buenos días estimados lectores, hoy comparto públicamente una experiencia que viví ayer en horas de la tarde al dirigirme a Banesco con la intención de sacar algo de efectivo. Me llevé sólo un chequesito de 5 mil bolívares y un mini monedero. Mi sorpresa fue cuando, tras cobrar en taquilla, la cajera me entrega un fajo de mil bolívares en billetes de dos, un fajo de tres mil en billetes de diez y otro en billetes de 50. Quedé sorprendida por el hecho y me pregunté ¿Dónde me guardo esta estupidez? Inmediatamente me quejé con la cajera y me dijo que el Banco Central de Venezuela les aporta solo eso. Vi a mi alrededor y observé  asombrada como a los abuelitos le entregaban esos fajos. Los pobres ancianos no sabían que hacer con él. Con la delincuencia desatada que tenemos, cualquiera creería que tenemos un dineral encima. El problema no es tanto este porque dinero es dinero, pero ¿debemos preocuparnos por esto? ¿Habrá algo detrás de todo esto?
Hace días publiqué sobre el extraño cierre de muchas sucursales de Banesco, incluso algunas muy importantes como agencia El Paraíso y el Centro Comercial El Ávila, entre otras y ahora esto.
Muchas interrogantes saltan en mi cabeza
¿Será que el BCV está saliendo de sus billetes porque van a imprimir nuevos con mayor valor, es decir de 500 y 1000 bolívares? Lo que significaría una devaluación camuflajeada.
¿Será que su intención es aumentar el gasto? digo esto porque al salir del Banco mi primera intención fue gastar siquiera el fajo de dos y diez allí mismo antes de salir del Centro Comercial por miedo a que me vieran los choros con los pantalones llenos de dinero estúpido.
¿Será que está en puerta otra crisis bancaria?
No sé que pensar, todo da miedo, ansiedad y perspicacia.
El venezolano vive hoy en día a expensas de inventos y estrategias del ineficaz Gobierno para matarlo de hambre o encarcelarlo en sus necesidades básicas. Y ya ni eso, porque hasta el agua falta en casa.

Liliana Romero

NOTICIAS