martes, 13 de mayo de 2014

Martes 13 ¿Mala suerte?

Venus y Marte. Sandro Botticelli (c. 1483)


















En la mitología romana, Marte, en latín Mārs, era el dios de la guerra, hijo de Júpiter en forma de flor y de Juno. Se le representaba como a un guerrero con armadura y con un yelmo encrestado. El lobo y el pájaro carpintero eran sus símbolos. Tuvo dos hijos con Venus: Fuga y Timor (respectivamente Deimos y Fobos para los griegos)

El Marte romano original era el dios de la fertilidad, la vegetación y el ganado, aunque para otros era el dios de la guerra, al igual que en Grecia; asimilación que perdura por su identificación con Ares. Se le adjudicaban varios templos.

La lanza es el instrumento de Marte de la misma manera que Júpiter maneja el rayo, Neptuno el tridente o Saturno la guadaña o la hoz. Una reliquia o fetiche llamada Lanza de Marte se mantuvo en la Regia, antigua residencia de los reyes de Roma.2 Cuando Marte está representado como portador de la paz, su lanza está coronada por laurel u otro tipo de vegetación, como en el Ara Pacis o en una moneda de Emiliano.

El martes 13 junta dos aspectos tradicionalmente repudiados en la cultura latina: el segundo día de la semana, en el que, como dice el refrán, es mejor que «ni te cases ni te embarques», y el propio guarismo, considerado de mal fario hasta tal punto que muchos edificios carecen de planta decimotercera y las filas de asientos de los aviones pasan directamente de la doceava a la decimocuarta.

Además, según la astrología de los caldeos, son 12 las casas y los signos del universo, por lo que un número más implicaría inestabilidad y desequilibrio, creencia también considerada por los hindúes, que hablan de 12 experiencias vitales del ser humano. La decimotercera experiencia supondría una gran alteración en el individuo.

Otras teorías aseguran que fue precisamente la combinación entre el número indeseable —trece, puesto que 13 eran los comensales en la Última Cena de Jesucristo, 13 eran los espíritus malignos según la cábala judía o que es en el capítulo 13 del «Apocalipsis» en el que llega el Anticristo—leyendas escandinavas del dios Loki, caballeros templarios y el día odiado —martes, jornada en el que se produjo la traumática caída de Constantinopla en 1453— lo que convirtió la fecha en «maldita». Tampoco falta incluso quién asegura que la confusión de lenguas en la Torre de Babel se produjo un martes 13.

El único caso registrado al que se podría aplicar la mala suerte del martes 13 es el de una familia de León en 1974, donde la muerte en martes trece de uno de sus miembros, Alvaro Leonel Sediles Granera, ocasionó los fallecimientos sucesivos de su hermano y de su hijo, también en martes y 13.

Aunque las historias y la mitología atribuyen a este día connotaciones negativas, no existe ningún estudio científico que demuestre que el martes 13 es un día de infortunios, por lo que sólo se trata de un mito. Al igual que los supersticiosos tienen en cuenta los malos augurios, hay personas que aprovechan el martes 13 para ir a contracorriente y lo consideran un día de buena suerte.

En muchas ocasiones se atribuye la mala reputación del día también a los viernes 13, sin embargo hay que conocer las diferencias. El viernes y 13 es el día de la mala suerte según la cultura anglosajona, mientras que el martes y trece se considera en España y Grecia.





NOTICIAS