miércoles, 9 de octubre de 2013

Venezuela un país llevado a la quiebra

Las estadísticas oficiales desnudan que la economía atraviesa por un fuerte desequilibrio que supera por mucho el tema de la dependencia en los ingresos provenientes del petróleo.


En los últimos doce meses la inflación registra un salto de 45,4% y culminará 2013 con el mayor avance en los últimos 17 años; el bolívar ha perdido 32% de su valor en el mercado oficial y 76% en el paralelo; las reservas internacionales acumulan un descenso de 24%, la escasez de productos básicos es de 20% y la economía solo creció 1,6% en el primer semestre.

La economía sufre el temblor generado por una moneda sobrevaluada que dispara la demanda de divisas; escalada del dólar en el mercado paralelo, un déficit en las finanzas públicas por el orden de 15% del PIB que es financiado con impresión de dinero en el Banco Central; precios controlados que impiden que las empresas cubran los costos de producción y sequía de divisas por el estancamiento de la producción petrolera y el salto de las importaciones.

La percepción de que la falta de medidas para enfrentar el deterioro de la economía agravará la vulnerabilidad ha comenzado a mermar la confianza de los fondos de inversión que tienen en su portafolio bonos de la deuda venezolana.

La semana pasada los bonos emitidos por la República experimentaron un descenso de 2,8 puntos en promedio y los de Pdvsa de 1,3 puntos de acuerdo con el reporte elaborado por el Grupo Arca.

NOTICIAS