sábado, 20 de julio de 2013

Metiste tu Mano en mi Pecho. Poema



Metiste tu mano en mi pecho,
en el poro dilatado por melancolías,
arrancaste mi corazón insensible,
casi herido...casi muerto...,
lo exprimiste y lo soplaste al aire.
Te hicieron falta dos manos,
no fue fácil...

Pero, aun vivo, aun palpito,
con mi corazón imaginario, latido a latido.
Tus manos yacen sangrientas,
en el centro de mi pecho abierto.

Metiste tus pies en mi pecho adolorido,
destruiste a patadas mi corazón etéreo.
Me sostiene el alma, la esencia no derrotada,
sumisa pero viva.
Tus plantas yacen inmóviles,
al pie de mi pecho...cansado,
fatigado pero allí.

Metiste tu cuerpo en mi pecho,
el único pecho que tengo, doloroso,
cocido, descocido, sensible y fuerte,
mientras y lento;
 broto en mínimas pupilas
espacio solitario entre mis senos
fuera de mi pecho adolorido,
cansado, cocido, descocido, sangrado pero libre



NOTICIAS